PISCINAS CUBIERTAS EN PEÑARROYA-PUEBLONUEVO, CÓRDOBA.

En estos días de profunda reflexión, como actuación inmediata a la situación actual de confinamiento que estamos viviendo, es inevitable echar las vista atrás y recordar algunas etapas de nuestra vida.

Rememorar uno de aquellos momentos que tantos quebraderos de cabeza nos dio, pero a la vez gran satisfacción por el resultado conseguido, es lo que aquí tiene lugar. Me complace compartir con vosotros uno de los proyectos que redacté en el año 2003, podría decir incluso que es uno de los proyectos en los que más pasión he depositado: mi proyecto final de Carrera, redactado para la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.


En este año existía un Proyecto del Hospital Comarcal del Valle del Guadiato en la parcela dentro del Sistema de Interés Público y Social (S.I.P.S.) del Cerco Norte, dejando al sur una parcela en el lugar adecuado y con la superficie perfecta para el proyecto propuesto. Además de cumplir la situación urbanística apropiada para no tener que desarrollar el área al estar dentro del Sistema General, su situación contigua al nuevo hospital y al centro administrativo y social del municipio, permitía a su vez la oportunidad de abrir y devolver este espacio nuevamente a la trama urbana. Con ello se daba solución a un abanico muy amplio de cuestiones planteadas en torno al lugar, su patrimonio cultural y necesidades no cubiertas en la comarca.


A continuación encontrareis las palabras con las que justificaba entonces este apasionado proyecto.


INTRODUCCIÓN AL PROYECTO


Aprovechando la oportunidad que brinda el ejercicio del proyecto final de carrera del plan 98, por primera vez la respuesta del alumno va más allá de la realización de un proyecto con un lugar y un programa establecido. Según esto, mi intención en este trabajo apuesta por indagar en esta oportunidad de reflexión y búsqueda de una problemática acorde con una época, un lugar y modos de vida que fluctúan conjuntamente de manera distinta según una situación concreta, pero que en la generalidad todos ello están englobados en un vector común de exploración.


Si nos preguntamos ¿qué es hoy lo que se busca para mejorar nuestra calidad de vida? La respuesta más rápida y la que encontramos desde los principios de la evolución del hombre es siempre la misma, y es precisamente la que en consecuencia da lugar a esta evolución y desarrollo de el hombre en su entorno. Entorno que en la actualidad, dentro de un mundo globalizado abarca y por lo tanto requiere, unas cualidades multidisciplinares mucho mayores que las estimadas.

La respuesta más rápida y elemental es la que convergería en un fin básico del hombre: el cuidado del cuerpo y de la mente.

A lo largo de la historia, las distintas culturas han determinado con sus costumbres y modos de vida los matices de este cuidado. Si nos detenemos en primer lugar en el cuerpo vemos que los placeres primordiales han sido los relacionados con la comodidad, el descanso y la salud; y los referentes a la mente con el aprendizaje, la reflexión y la comprensión. Es inevitable llegar a la relación directa que existe en el primer caso con EL AGUA y en el segundo caso con EL TIEMPO. ¿Es posible pensar en una cultura y una época donde el confort no esté vinculado estrechamente con el agua? y ¿es posible encontrar una época donde el aprendizaje principal no se halle en el planteamiento de una vista atrás en el tiempo?............................ en consecuencia podríamos decir que existe una estrecha conexión entre EL AGUA y EL TIEMPO. Podríamos incluso pensar en el “movimiento” físico y temporal de ambos conceptos y encontrar de nuevo una conexión en este movimiento: podríamos hablar incluso de “......el fluir del agua y el fluir del tiempo” siempre destinados a esa búsqueda de calidad de vida.

En la situación en la que nos encontramos caracterizada por la huella del tiempo y matizada por la presencia del agua, ¿ qué tipo de “ nuevo lugar ” se constituiría? En la actualidad, como ya he dicho antes, un nuevo lugar que albergue las múltiples actividades que llevarían a la óptima calidad de vida en un mundo global sería casi imposible de materializar, pero a lo mejor sería fácil aunar muchas de los caracteres que componen este vector .


Pues bien, dentro de esta investigación he buscado “un lugar” con un pasado cercano, detenido ahora, pero con un futuro inmediato marcado por la huella del Tiempo y por la huella del Agua.

Agua como génesis de un lugar y agua como proyección de un futuro, pasado como génesis de una población y pasado como justificación de un futuro. Nos encontramos aquí con esa estrecha relación entre dos movimientos: el movimiento del agua, el movimiento del tiempo.....movimientos físicos y temporales.

Un nuevo uso en un entorno marcado por una actividad: la actividad industrial, como principio de un establecimiento que perdura al anterior y un entorno caracterizado por la presencia de agua que con anterioridad supone el origen primero, qué mejor uso que en un lugar reintegrado a la ciudad en el tiempo resuelve esa búsqueda de nueva calidad de vida en el agua. Hablo por tanto de piscinas cubiertas en la antigua zona industrial francesa de Peñarroya- Pueblonuevo.






Sin ninguna duda hay que estudiar el valor de una piscina cubierta en un pueblo interior como es el caso de Peñarroya-Pueblonuevo en el norte de la serranía cordobesa, ya que nunca podríamos considerarla de igual forma en otra situación, como por ejemplo en la costa. También, habría que estudiar que papel ha desempeñado el agua en este lugar hasta el momento, para poder comprender el significado de la ubicación de una piscina cubierta en todas sus vertientes.

FLUENCIAS ............. EL AGUA


Nos encontramos en un lugar configurado por la presencia del río Guadiato, afluente del Guadalquivir, cuyo tránsito ha supuesto la concentración de pequeñas poblaciones en sus proximidades desde los primeros tiempos hasta la actualidad.


Situándonos en la antigua zona industrial de Peñarroya podemos ver el embalse de Sierra Boyera, donde se concentra el agua que surte al Valle del Guadiato y al Valle de los Pedroches, cuya proximidad es palpable no solo con la vista ya que un pequeño brazo del río llega hasta al área de estudio. Esto conduce a pensar en una posible relación con la ubicación y comienzo del nuevo núcleo de población creado: la proximidad al río lo convierte en un LUGAR PRIVILEGIADO.


Por otro lado nos encontramos con una climatología donde las lluvias abundan durante todo el año y con la proximidad de un acuífero de aguas subterráneas en las faldas del peñón que ha suministrado a la población a través de numerosas fuentes desde la formación de Peñarroya como aldea, y que hoy su uso permanece a pesar de ser prescindible.

FLUENCIAS ............. EL TIEMPO

Lugar marcado por un pasado cercano, pero que no deja de ser pasado, sin ser presente y futuro.

Pasado como principio, presente como pasado, pasado como futuro. Lugar que daba un servicio a la ciudad pero que hoy ésta niega, dando la espalda a su presencia, inherente en el paisaje como fondo de escenario.

Abrir la ciudad en el tiempo para llegar al agua.

La reincorporación de esta zona a la ciudad, supone de nuevo un servicio a la misma no solo en utilidad, sino también en aprendizaje, interpretación, reflexión y crecimiento. Ruptura de las barreras físicas y temporales para en consecuencia, conseguir ese flujo.


ENTORNO

Su posición al suroeste de la ciudad constituye uno de los límites de la misma en esta dirección, siendo los demás las peñas y el peñón en la dirección opuesta, noroeste; el trazado de la nacional 432 Badajoz- Granada junto con la posición de un lavadero de carbón en el noreste y la mina Cervantes en el suroeste.

Por otro lado la topografía de la ciudad en descenso desde el peñón hacia el sureste confluye en una conexión visual con la sierra y el río hasta llegar a sus proximidades, situándonos en la antigua zona industrial, donde la pendiente queda suavizada.


Dentro de la misma el paisaje queda marcado por la abundancia de chimeneas que permanecen en pie, por las huellas del trazado del ferrocarril que atraviesa transversalmente la zona en su totalidad y por los restos de edificios que quedan comunicados por este trazado, la mayoría de ellos en estado ruinoso debido al saqueo y abandono.

Pues bien, este entorno en un tiempo que da cabida a las múltiples culturas de un mundo que corre el peligro de la uniformidad global pero también el de la dispersión local responde al concepto de FLUIR en sus múltiples vertientes: